Es aceptar las formas de pensar y costumbres con las cuales no estamos de auerdo y reconocer que cada quien es distinto pero igualmente digno.