Es entender que cada individuo es distinto y tiene ideas diferentes a las nuestras, por lo que no debemos tratar de cambiarlos, ni de molestarlos o discriminarlos por ello.